booked.net
WhatsApp
Carlos de Piano: Se hacían apuestas sobre cuánto íbamos a durar

El bajista de La Barra recordó que al grupo le tenían "poca fe" en sus comienzos y adelantó los shows que vienen para festejar los 30 años. 

“Nosotros cumplimos el sueño. Soñamos con esto”. Lo dice y sus ojos se ponen húmedos, porque Carlos de Piano sabe que el camino estuvo plagado de desafíos y que se llegó con esfuerzo. La Barra se apresta a celebrar sus 30 años a puro cuarteto (los cumplirá el 24 de septiembre) y su bajista y “alma mater” entiende que es tiempo de balance. Un balance con real superávit.

Autor de innumerables éxitos, De Piano lleva 40 años con la música. Fue parte de Tru-La-Lá hasta que, en 1994, junto a Javier “la Pepa” Brizuela y José Moyano, decidió emprender un nuevo camino para crear el grupo con el que rompieron barreras en el género.

“A partir de La Barra se marcó un quiebre para bien y empezó esta incursión del cuarteto en todos los ámbitos de la sociedad, que hoy trasciende las fronteras de la provincia y hasta del país. (…) Cuando arrancamos, en 1994, era impensado llegar hasta donde llegamos. Pero bueno… acá estamos. El balance es súper positivo”, reseñó De Piano en su paso por Verdades Afiladas, donde fue homenajeado en el segmento Inmortales.

La historia del nombre del grupo es bien sencilla. “En un ensayo en que éramos muchos surgió el nombre. Éramos una ‘barra’. Y ahí quedó ‘La Barra’. Muchos se nos reían. ‘¡Cómo le van a poner La Barra!’, nos decían. Era un nombre diferente en esa época, pero después hubo muchos grupos que se llamaron La… y lo que sea”, rememoró.

Pero esa no fue la única anécdota que Carlos sacó a la luz para demostrar que, hace 30 años, no les tenían mucha fe: “Se jugaban apuestas en el Bon Q' Bon (mítico bar cuartetero en la esquina de Maipú y Olmos) sobre cuánto tiempo nos iba a alcanzar la plata ahorrada en Tru-La-Lá para subsistir con La Barra. (…) Después, había muchos que decían ‘acá no van a tocar’. Uno de ellos era el Deportivo (Central Córdoba). Y, después, nos tocó recibir el disco de oro en ese lugar”.

Los shows que vienen

Los próximos 27, 28 y 29 de septiembre, en el Quality Arena, la legendaria banda festejará sus tres décadas de música en un espectáculo único que promete emocionar a sus seguidores.

De Piano se desprendió de la polémica sobre el lugar elegido para los shows. “¿Por qué no el Kempes?”, le preguntó Pablo Giletta. Y Carlitos no tuvo reparos en responder: “Nos gusta el Quality”. Es que, a esta altura del partido, La Barra puede darse el gusto de hacer lo que les gusta a sus integrantes y dónde les gusta, tal como ocurrió en la celebración de los 25 años, cuando se montó un megaescenario sobre la avenida Hipólito Yrigoyen.

Recordó aquel aniversario con emoción y, otra vez, casi suelta alguna lágrima: “Hay mucha gente que no sabe que nosotros hemos pasado noches muy lindas, de abrazos, besos y llantos; y también noches muy tristes, de mucha pena porque no nos alcanzaba la guita después de los shows, en la esquina del bar de la plazoleta (María María). Para nosotros esa esquina representa mucho; es un emblema, nuestra vida. (…) Nos quisimos dar el gusto de hacer el show en esa calle, como el que se dieron Los Beatles cuando tocaron en la azotea. Nos dimos el gusto y la bancamos nosotros”, dijo.

En estos 30 años, La Barra recibió múltiples ofrecimientos para nacionalizar su propuesta y radicarse en Buenos Aires. Pero la respuesta siempre fue negativa. “Creamos un grupo para tocar en el Deportivo, en La Vieja Usina y en Atenas. No nos vamos a ir de Córdoba. Nos quedamos acá y vamos a terminar acá”, dijo De Piano durante su visita a Continental, en una nota que se extendió por más de 30 minutos.

Escuchá la nota completa:


Audio